¿Crees que tienes una fuga en el estanque? ¡No entrar en pánico!

Desafortunadamente, los estanques tienen fugas de vez en cuando. Afortunadamente, suelen ser fáciles de arreglar. La mayoría de las fugas ocurren en un arroyo o cascada y no son difíciles de encontrar. Y a veces, durante un período de verano caluroso, puede parecer que el estanque tiene una fuga, pero la culpa es de la evaporación. Sigue nuestros consejos a continuación para ayudarte a encontrar y erradicar la fuga.



¿Es realmente una fuga de estanque?


El primer paso para la detección de fugas es distinguir entre una fuga y la evaporación del agua. La evaporación ocurre naturalmente en cada estanque y varía según la época del año. También depende en gran medida del clima en el que vives. Por ejemplo, si vives en Mérida, puedes esperar perder de tres a cinco pulgadas de agua cada semana durante el calor del verano. Si vive en Valle de Bravo, es probable que experimentes solo una o dos pulgadas de evaporación cada semana.



Paso uno: encontrar la fuga


Cuando pierdes más agua en una semana de lo que es típico de la evaporación natural, probablemente tengas una fuga y necesites hacer un poco de trabajo de detección. La mayoría de las fugas ocurren junto a la cascada o el lecho del arroyo y pueden detectarse fácilmente. Revisa a lo largo de la cascada o el arroyo en busca de puntos húmedos en el suelo o el mantillo. Si encuentras uno, puedes cavar dentro y alrededor de las rocas que bordean el área para ver si el agua se está abriendo paso inadvertidamente sobre el borde del revestimiento.


Luego, simplemente construye los bordes lo suficiente para evitar que el agua fluya fuera de la cascada o arroyo. Puedes usar tierra, roca y/o grava para lograr esto. También puedes llamar a quien te lo instaló y pedirle que lo haga por tí, pero es divertido volver a sentirse como un niño y jugar en las rocas y la tierra.



Paso dos: ¿Qué pasa si la fuga no está en la corriente?


Si no encuentras un lugar húmedo en el suelo o mantillo junto a la cascada o arroyo, es hora de pasar al paso dos en su proceso de detección. Apaga la cascada y vigila el nivel del agua en el estanque. Cuando el nivel del agua deja de bajar, puedes apostar a que la fuga está inmediatamente en ese nivel o justo por encima. Es posible que el agua esté saliendo del estanque a lo largo de la costa. Esto puede suceder debido a las plantaciones o al tráfico peatonal cerca de los bordes. Simplemente construye el borde con tierra, roca y/o grava para evitar fugas.



Paso tres: podría ser la plomería


Si el nivel del agua desciende hasta un punto en el que se nivela con la apertura del skimmer, entonces el estanque en sí está reteniendo agua y es probable que tenga un problema con la placa frontal del skimmer. Arreglar la fuga podría ser tan fácil como volver a sellar la placa frontal. Sin embargo, si el agua del filtro biológico se drena, entonces la fuga del estanque está en la tubería. Si tu construiste el estanque, es posible que desées lidiar con la reparación de este tipo de fuga por tu cuenta. Pero si contrataste a un profesional para instalar la fuente de agua, probablemente sea mejor que venga y lo arregle por tí. Al hacer el trabajo de detective tu mismo, le tomará menos tiempo al contratista determinar dónde está el problema.



Paso cuatro: está en el forro


Si el agua cae por debajo de la abertura del skimmer, entonces el problema está en algún lugar del revestimiento. Para encontrar la fuga, deberás verificar el revestimiento justo en el nuevo nivel de agua. Es posible que tengas que mover algunas rocas para localizar un pequeño desgarro o una gubia en el revestimiento. Una vez que lo encuentres, repáralo como lo harías con la cámara de aire de una llanta de bicicleta usando un kit de parches para estanques. Vuelva a llenar el estanque y asegúrate de usar Pond Detoxifier al volver a llenar el estanque para evitar que el agua del grifo afecte negativamente a sus peces.



Volver a la vida normal del estanque


Por lo general, todo lo que se necesita es un poco de trabajo de detective metódico para determinar la ubicación de la fuga del estanque. En cada etapa, la pregunta es si deseas arreglarlo tu mismo o contratar a un profesional de estanques para que resuelva el problema. Y recuerda, la mayoría de las fugas ocurren alrededor de la cascada, que se soluciona rápida y fácilmente para que puedas volver a disfrutar de tu estanque y sus habitantes.



24 visualizaciones0 comentarios